jueves, 4 de octubre de 2007

Buscando el Sur

Caminar la infinita naturaleza es, de alguna manera, un retorno a la vida nómada y a las esencias poéticas del ser humano. Aquel que camina se aproxima un poco más a la siempre esquiva emoción de libertad y a la fraternidad universal, concebida ésta como convivencia con los hombres y mujeres que brinda un viaje de autosuficiencia física. También es una exploración por los campos de la soledad interior.
Este libro narra la historia de un camino largo y agreste por la amplitud territorial de Sudamérica. El autor, montañero impenitente, concibió la idea de entregarse en solitario a cruzar íntegramente este continente a pie siguiendo los destinos australes de la cordillera andina. Partiendo desde la caribeña ciudad de Santa Marta, Colombia, empleó tres años y medio en llegar a Ushuaia, Tierra del Fuego.
Estas páginas son una invitación a la inmensidad natural de Sudamérica y a la rica y entrañable humanidad que atesora una tierra que lucha por hacer de la esperanza una superación constante. Su lectura no sólo nos lleva a conocer aspectos sociales o geográficos, sino que desgrana un cúmulo incesante de anécdotas, personajes y situaciones que nos hacen viajar del amor al dolor, de la solidaridad al abatimiento, de la alegría a la tenacidad. Todos los tipos humanos de Sudamérica, todos sus espacios naturales van apareciendo a medida que este caminante convencido avanza por la plenitud de las montañas, olvidado del mundo, abranzando la vivencia de una senda imprevisible...

20 comentarios:

Carlos Glez. dijo...

¡Vaya!, ¡que sorpresa!, Román, ¡cuanto tiempo!
No sé si te acordaras de mí;soy Carlos, uno de tus alumnos en la Escuela Taller del Médano. Habiamos dos Carlos, yo era el mas bajito de los dos, ¿te acuerdas?.
Todavía recuerdo cuando nos contabas tus peripecias en esa "caminata" en Sudamérica que realizaste y veo que ha trascendido en los medios despues de tantos años(te he visto en el programa repor 7 de la autonómica) y que lo has inmortalizado todo en ese libro del que me pregunto como es que no me lo he comprado aún(ahora mismo lo voy a pedir por internet).
La verdad es que siempre me he preguntado como nos fue a todos los de la escuela, tanto alumnos como a tí y a Blanca, de los que como ves,guardo muy buenos recuerdos.
Me alegro de que te vaya tan bien y sobretodo de que no hayas cambiado ni un ápice en todos estos años que han pasado,de que no hayas perdido ese espíritu aventurero, de amor a la naturaleza y de conocimiento que nos contagiaste a todos.
Un saludo,maestro.

gorgopanta dijo...

Hola Román, he leído por ahí que también has estado remando por los ríos sudamericanos. Ya tengo tu libro de Buscando el sur desde hace unos años y me gustó, así que me gustaría sabe si has escrito algo de este otro viaje.
Un saludo.

Fernando dijo...

Hola, Román! Me llamo Fernando, y soy profesor y viajero. Oye, llevan ya varios años recomendándome tu libro Buscando el Sur. Sabrías cómo podría conseguirlo? Muchas gracias y un abrazo. Fernando.

begoña dijo...

Hola Román, pronto me iré a trabajar a la Amazonia brasileña y me gustaría contar con algunos consejos prácticos de un consumado viajero. aún no he podido leer tu libro, dónde se consigue? Muy buena esa cabeza de ballena boreal...
Un abrazo

Ignacio González dijo...

Román, soy Ignacio González, tengo 26 años, soy chileno y comienzo un viaje por sudamérica este 17 de enero.

Quisiera poder conversar contigo, preguntarte tu experiencia.
Yo me voy durante 11 meses y recorro Argentina, Uruguay, BRasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Ignacio González dijo...

Se me olvidaba, mi mail es i17gonzalez@hotmail.com
Y mi Skype es el mismo mail (ignacio.go es mi usuario)

Ojalá nos podamos contactar.
Saludos
Ignacio

Marta Vicente Crespo dijo...

Mi más sincera admiración por la proeza que hiciste (y la que estás haciendo si aún andas con el kayak por esas tierras del sur). Vivo en estados Unidos y me gustaría conseguir tu libro ¿te importaría decirme dónde lo puedo encontrar? Gracias. Marta

Gisella dijo...

Roman
cuanto tiempo, no se si me recordaras soy una de las miles de personas seguro que habras conocido en tu travesia por Peru, soy Gisella de Piura.
Recien he descubierto que has escrito un libro sobre toda tu caminata en sudamericana y pues, porsupuesto estoy ansiosa de poder leerlo. Espero por estas tierras lejanas poderlo conseguir.
Tambien me he enterado de tu travesia en kayak, que bueno saber que con el tiempo continua tu espiritu de aventura
Mucho saludos y cariños....
gisella

lakarol dijo...

WUAU,VAYA CON EL CANARIO!!!

maria jose dijo...

Te compré el libro ya hace algunos años y te juro quedé fascinada. A medida que iba leyendo, más me invitabas a recorrer el sur y,junto a tí, atravecé valles y montañas, y hasta me atreví a cruzar el salar de Uyuni. Es un libro cargado de emociones y sentimientos con un eterno amor por la naturaleza y sus gentes.
Eres increiblemente maravilloso, todo un libro abierto con mil historias que contar.
Te ví en calle la Noría el 03/01/2011 (te compré la 3ºedición para mis amigos)y tuve la gran suerte de poder saludarte, te dije que conocerte había sido mi mejor regalo de navidad.
Un beso y un abrazo muy fuerte de alguien que te admira muchísimo

Javier dijo...

En La Candelaria, en Tenerife, el pasado diciembre (2010), me crucé en la calle con alguien que, sentado en el suelo, vendía libros...Miré y el título "Buscando el Sur" se me pareció demasiado al alias que tengo en mis perfiles de chat ("Mirando al Sur"), pues el cariño que el tengo a América Latina no me deja mirar hacia otro lado. Allá, sentado, un flaco bacan me empezó a hablar de su periplo de la manera más tranquila y relajada... Compré el libro, no muy convencido, porque pensé que un tipo que ha acometido un viaje tan fascinante puede que sea un magnífico caminante, pero no muy buen escritor o contador de historias. Lo tomé más como una donación a un viajero y amante de Latinoamérica que como una inversión personal. He de decir que, una vez que lo abrí, no pude dejar de seguir fascinándome a cada página y reconocí a un viajero que escribe muy bien. Según iba leyendo, la historia de Román se me colaba por las rendijas que mis 12 años de trabajo y viaje por Latinoamérica han abierto en mi alma.

Ojalá el destino pueda cruzarme contigo en alguna otra ocasión para darte un abrazo y agradecerte el haber dejado un testimonio tan fascinante e inspirador.

Un fuerte abrazo desde Washington.

Javier

PD: Ahora el libro lo está leyendo mi chica, venezolana, y la fascinación sigue...yo le he hablado a muchos de mis amigos de tu aventura y tengo ya una lista grande de gente esperando al préstamo del libro para leerlo.

majorero dijo...

Hola Roman. ¿te acuerdas donde te quedaste en Madrid en el 80/81? Pues yo soy uno de los que vivia en aquella casa (calle Treviño). Acabo de encontrar este blog y me ha emocionado saber de ti. Un saludo

nahuelpan dijo...

Hola Ramon,
yo trato desde hace anios comprar tu libro y no me ha sido posible
lo he leido y me ha gustado mucho!!
dime donde lo puedo comprar por favor:
yo vivo en alemania.
mi mail es
germanwiener@gmx.de
desde ya te agradezco!
saludos
German

Sabina dijo...

Gracias por recordarme que debo seguir teniendo fe en el ser humano.
Al final de mi camino sólo llevaré en mis manos lo que regalé, di y compartí.
Sigue disfrutando de la vida sin olvidarte de vivir.
En tu próxima escapapada de este tiempo presente que nos ahoga, goza del tiempo pasado que suraméricana te regala y arrincona el tiempo futuro que sólo nos brinda prisas, incomunicación y sueños oscuros.
Nos cruzaremos nuevamente y mi mirada te agradecerá que nos hayas regalado tu experiencia recién parida.
Yo seguiré con Neruda, mi guitarra y mi soledad el árbol elegido.
¡Hasta la próxima!

Sabina dijo...

Gracias por recordarme que debo seguir teniendo fe en el ser humano.
Al final de mi camino sólo llevaré en mis manos lo que regalé, di y compartí.
Sigue disfrutando de la vida sin olvidarte de vivir.
En tu próxima escapapada de este tiempo presente que nos ahoga, goza del tiempo pasado que suraméricana te regala y arrincona el tiempo futuro que sólo nos brinda prisas, incomunicación y sueños oscuros.
Nos cruzaremos nuevamente y mi mirada te agradecerá que nos hayas regalado tu experiencia recién parida.
Yo seguiré con Neruda, mi guitarra y mi soledad el árbol elegido.
¡Hasta la próxima!

Sabina dijo...

Gracias por recordarme que debo seguir teniendo fe en el ser humano.
Al final de mi camino sólo llevaré en mis manos lo que regalé, di y compartí.
Sigue disfrutando de la vida sin olvidarte de vivir.
En tu próxima escapapada de este tiempo presente que nos ahoga, goza del tiempo pasado que suraméricana te regala y arrincona el tiempo futuro que sólo nos brinda prisas, incomunicación y sueños oscuros.
Nos cruzaremos nuevamente y mi mirada te agradecerá que nos hayas regalado tu experiencia recién parida.
Yo seguiré con Neruda, mi guitarra y mi soledad el árbol elegido.
¡Hasta la próxima!

Sabina dijo...

Disculpa el triplicado, lo mío no es la informática.

Javier Noriega Donado dijo...

Hola. Te compré el libro hace mucho. Tras leerlo, lo regalé a alguien tan grande como tú, y desde entonces estoy buscándolo para comprarlo de nuevo. ¿Tienes aún ejemplares en venta?

aline dijo...

Hola Román¡ Tu libro me llegó como a tanta otra gente, desde que llegó a mis manos ha ido rodando de mano en mano y siempre la impresión fue la misma, una belleza.Tu libro me ha acopañado en muchos viajes.
Me gustaría contactar contigo, algo que no sé si es posible, pero me encantaría.
Gracias por compartir tu experiencia de ese modo tan bello.
Un saludo allá donde te haya llevado el camino...hasta siempre
Aline Desir

Unknown dijo...

Hola Román ¿Qué puedo decir de tu libro? Se lo presté a un amigo y llevo siete años sin verlo... (al libro y al amigo).